5 motivos por los que no deberías montar un negocio digital

ÁLvaro Vázquez

Álvaro Vázquez
Digital Marketing Manager

Es verdad que Internet ha democratizado el acceso a los negocios online.

Hoy día cualquier persona con conocimientos mínimos digitales puede acceder, al menos, a tener su propia página web y comenzar a vender sus productos o servicios.

Bueno, vender son palabras mayores; pero al menos podrá intentarlo.

Tengo la fortuna de pasar el día y trabajar con personas que tienen muy buenas ideas (e intenciones) y me fascina la confusión que existe todavía en torno al negocio digital y a Internet.

La falta de previsión, improvisación y la carencia de consistencia de estos negocios es realmente escandalosa.

Y por un motivo de suerte extraña, algo que cualquier empresario jamás construiría en el mundo offline, considera que sí debe hacerlo en el entorno digital.

¿Por qué sucede esto? ¿Por qué alguien en un momento determinado de su vida ejecuta ese «quiero montar algo online»?

Creo que existen muchos motivos por lo que esto sucede, pero veo tres motivos clave y uno muy principal.

  • Creemos que disponemos de un servicio / producto muy novedoso, pero nunca lo hemos contrastado.
  • Creemos que es sencillo. Total, sólo hay que hacer una página web y publicar en RR.SS.
  • Creemos que no es necesario (o directamente ni si quiera lo contemplamos) destinar un presupuesto anual al marketing y damos por sentado que Internet es barato (este es el motivo principal del que te hablaba).

Y ésta, querido lector, es la mezcla explosiva que incita a cualquier mortal a construir un negocio en Internet.

Si a esto le sumamos los cursos de todos los vendehumos que rulan por Internet, tenemos la tormenta perfecta para llegar por la noche a casa con toneladas de frustación.

Este contenido quiere evitar precisamente esto.

O, al menos, espero que si estás pensando en emprender un negocio online, sepas de primeras realmente donde te metes y te quites esa idea de la cabeza de que con 5 euros al día en Facebook vas a vender algo o que tu primo el del pueblo te hace SEO por 200 euros al mes.

Si esto fuera así, todos seríamos millonarios vendiendo qué sé yo por Instagram.

Los negocios digitales son duros, complejos, muy competidos y, sí, cuestan mucho más dinero del que piensas.

Después de más 10 años de experiencia y de analizar propuestas de todo tipo y en cualquier sector, he localizado 5 motivos por los que ste tipo de negocios no deberían lanzarse.

Voy a ello.

1. No hay plan de negocio ni de marketing digital

Vaya por delante que no creo que una compañía tenga que tener un plan de negocio más allá de tres años y un plan de marketing online más alla de 6 meses.

Pero algo tiene que tener.

Lo que no puede pasar es que alguien tenga una idea en la cabeza y la lance al vacío porque puede montar una página web en una tarde.

Esto sucede a diario.

Te interesa: El marketing digital en el 2022

Tiene que existir un camino a seguir abierto (y más en online) a la flexibilidad y al pivotaje; pero tiene que existir un camino.

En este sentido, se tendrá que disponer de los conocimientos técnicos y de recursos suficientes para poder acometerlo de manera seria.

2. No has definido estas tres áreas del proyeto

Resumiendo mucho (sobre todo en proyectos pequeños funciona bien), existen tres áreas que hay que tener muy trabajadas antes de lanzarse a la jungla digital.

  1. Tecnología.
  2. Marca.
  3. Táctica.

Entiéndeme, no hay que ser Apple (no es necesario); pero la página web de un negocio tiene que funcionar con toda la execelencia posible para competir con el resto de players desde el primer día de lanzamiento.

Esto significa que, a nivel tecnológico, el escaparate de tu empresa tiene que estar perfecto, cuidado y bien pensado (se piensa antes y no después de lanzarlo).

En relación a la marca, también me encuentro con muchos problemas en el día día de la agencia.

Empresas que no saben lo que son, que carecen de discurso, que quieren ser varias cosas al mismo tiempo. En definitiva, que no tienen un discurso de marca ni una ventaja competitiva clara.

Si no hay ventaja competitiva, no hay negocio, porque no hay discurso que montar.

Por otro lado, es necesario definir una estrategia sobre el discurso de marca y escoger los canales a nivel táctico.

Si, al menos, estas tres áreas no existen en el proyecto, no tienes un proyecto.

3. No tienes un equipo especializado en marketing

A ver.

O lanzas un negocio digital bien o no lo lances.

Un negocio digital de verdad es tranversal, omnichannel, basado en datos y multidiciplinar.

Esto quiere decir que en realidad, aunque no puedas o no quieras pagarlo, vas a necesitar un equipo de marketing para trabajar todas las áreas requeridas por un negocio digital.

    Si te gustan nuestros contenidos, ¡sucríbete a nuestro blog!

    EMAIL*

    Declaro que entiendo y acepto la POLÍTICA DE PRIVACIDAD del sitio web ddigitals.net

    Contenidos, SEO, SEM, analítica, data, CRM, email, desarollo, social, creatividad…

    ¿Te suenan? Pues una persona sola no puede hacerlo.

    Cuenta con ello antes de lanzarte al vacío digitalero.

    4. No tienes presupuesto o crees que es barato

    Es uno de los principales problemas con el que nos encontramos.

    El 90% de este tipo de negocios (lógicamente no me refiero a grandes compañías) no tiene presupuestado su gasto en marketing de lanzamiento y mantenimiento de su negocio.

    Otros creen que van a vender su novedoso producto en masa desde el día 1 de lanzamiento inviertiendo una cantidad ridícula en publicidad.

    Voy a ser claro.

    La publicidad, creatividad, el SEO, el análisis de datos, las propuestas estratégicas y la ejecución de éstas no son baratas. Y si no tienes un presupuesto definido para soportar el incicio de tu negocio, mi recomendacion es que no lo ejecutes.

    Te ahorrarás mucha pasta y dolores de cabeza innecesarios.

    5. No basas tus decisiones en datos y opinas (piensas) demasiado

    La toma de decisiones ha de estar basada en datos, no en intuiciones u opiniones.

    Digo opiniones y no plantemiento de experimientos o test A/B.

    Desde keywords hasta copies en anuncios; pasando por creatividades o disposiciones de elementos en una página web.

    No opines sin tener datos.

    Lanza hipótesis en vez de opiniones y verificalas para avanzar o desahazte de ellas; pero siempre enfocado a conseguir un proceso continuo de mejora para tu negocio.